Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario y le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

COMO CUIDAR A UN RECIEN NACIDO

COMO CUIDAR A UN RECIEN NACIDO

La llegada de un bebé, aparte de la alegría que supone, es fuente de inquietudes: más todavía si se trata del primer@. “¿En qué estaría pensando?, o “¿Voy a ser un buen padre o una buena madre?” son preguntas que asaltan a la cabeza de quien se encuentra en dicha tesitura.

 

Sin embargo, l@s bebés, con todo lo que conllevan, que es mucho, no son seres tan frágiles como puede parecer a simple vista, y siguiendo unas cuantas pautas, su cuidado no se convierte en una odisea. Vamos a dar unas cuantas pautas, de entre las muchas que hay, para contribuir en este viaje.

 

 

Algunos consejos generales

 

Una de las cosas que parecen más importantes, y es normal por ser un/a recién nacid@, es la cura del cordón umbilical; no hay una fórmula mágica para esta cura, y de hecho puede que lo haga sin ningún cuidado especial: lo que se debe tener en cuenta es que en ningún caso debe utilizarse una solución con yodo, y si el bebé presenta pus en dicha zona, llevarlo al pediatra.

 

Otra de las dudas que asaltan a los papás y mamás es el tema de los baños; es aconsejable no bañarlos cada día, sino cada dos o incluso tres días, para evitar que se les reseque la piel, y a causa de ello, aparezcan infecciones. La temperatura del agua deberá ser de unos 36 grados, y aún así, deben ser bañados en un lugar donde no puedan coger frío. Si el bebé llega en invierno, utilizando la misma delicadeza, el proceso deberá ser aún más rápido.

 

agua de ducha

 

Importante: no usar polvos de talco durante el baño, para evitar que puedan inhalarlo por accidente.

 

Y, ¿qué hacemos con la ropa? Pues para empezar, abrigarl@ bien, debido al cambio de temperatura que supone salir del vientre materno al mundo exterior. Tampoco es cuestión de que l@s recién nacidos pasen una calor excesiva, por lo que, si se encuentran en un ambiente confortable, podremos abrigarles un poquito menos. Si se nos presentan dudas sobre si pueden tener calor o frío, con ponerles una mano en la zona del cuello o los omóplatos veremos si debemos quitarles o ponerles ropa de más.

 

 

Recomendaciones más específicas

 

También se pueden presentar dudas con:

 

- las uñas: se pueden cortar cuando crezcan, simplemente utilizando unas tijeras de punta redonda, y para evitar problemas, esperar a que se duerman!

 

- las legañas: hay que limpiarlas con una gasa (un sólo uso) y un poco de suero

 

- la cera de las orejas: importante: no utilizar nunca los típicos bastoncillos que usamos los adultos, y limpiarles sólo la cera que sea visible, pues la que queda cerca del oído les puede proteger de infecciones.

 

- los mocos: si debido a ellos, presentan problemas para respirar, para favorecer que el moco se haga menos espeso y salga, podemos utilizar un pequeña cantidad de suero fisiológico.



 

recien nacido durmiendo plácidamente

 

Y como colofón….

 

Otros cuidados que debemos tener con l@s recién nacid@s:

 

- Después de darles de comer y ponerlos a dormir, hay que colocarlos boca arriba, por dos motivos: los gases típicos de después de la comida no serán tan molestos, y lo más importante: se evita en gran medida el riesgo de muerte súbita. Este último punto es trascendental, ya que, hasta hace bien poco, la creencia era justo lo contrario. Recientes estudios han cambiado este parecer. Para más información podéis consultar este link:



                https://www.unicef.org/argentina/spanish/Folleto_MS.pdf



 

- Hay que cambiarles los pañales frecuentemente para evitar irritaciones

 

- Para evitar alergias, al lavar la ropa hay que aclararla bien sin haber utilizado suavizantes. Toda la ropa que se ponga el bebé, así como la ropa con la que entre en contacto (la ropa de su cuna, o la de la cama de papá y mamá, si es el caso) debe lavarse por separado de la del resto de la familia.

 

- Y ya para acabar, algo de perfil más psicológico: la forma en que el bebé nos llama o reclama es el lloro; en cuanto lo oigamos, debemos atenderle; con esto no l@s estamos malcriando, sino que les hacemos entender que estamos allí por ell@s y pueden confiar en nosotros.



¡Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario