Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario y le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

TRABAJAR DESDE CASA CON BEBES: ¿UTOPIA O POSIBILIDAD REAL?

TRABAJAR DESDE CASA CON BEBES: ¿UTOPIA O POSIBILIDAD REAL?

Si eres mamá o papá de un bebé, posiblemente te hayas planteado que quieres pasar más tiempo en casa para verle crecer y dedicarle una atención más plena. Sin embargo, una vez finalizan las bajas de ambos progenitores, hay que volver a los horarios de siempre y cuesta coger de nuevo el ritmo, concentrarse, y cómo no, surge la añoranza.

Esto no siempre es así, hay quien está deseando que llegue el momento de volver al trabajo, pues sin menospreciar al bebé, el hecho de tener unas rutinas establecidas permite crear una sensación de tenerlo todo bajo control, con el añadido del nuevo miembro a la familia eso sí. Y añorar es simplemente saber que en unas horas volverán a encontrarse con su bebé.

Pero si estás en la situación de querer cuidar de tu bebé, se plantea la disyuntiva: ¿podría trabajar desde casa? La tendencia que se está viendo ya y de cara a los próximos años es que sí, que hay profesiones que se pueden ejercer desde cualquier lugar, y las empresas, si quieren estar al día, van a tener que ser permisivas en este sentido. Pero hay otras que no, en las que es evidente que hay que estar presente en un lugar concreto (como cualquier trabajo cara al público o de producción en fàbricas, por poner un par de ejemplos).

En cualquier caso, hay que establecer cuál es la prioridad en cada núcleo familiar y las posibilidades reales de cambiar de trabajo o de adaptar un puesto de trabajo en otro lugar, en otro ambiente, como es el hogar.



papá y su bebé



Pero si os decidís por pasar más tiempo con vuestro bebé, tenéis que hacer una planificación prácticamente perfecta para: a) que sigáis siendo productivos para vuestra empresa, si sois asalariados/as, llegando a un consenso (horas al día, días a la semana, etc.) o b) si sois autónomos/as, que sigáis rentabilizado vuestro esfuerzo.



Pensaba que sería más fácil...



Bien, has decidido quedarte a trabajar en casa; como todo cambio, no es fácil adaptarse y tienes que tener en cuenta muchas cosas. Pero, si es lo que realmente quieres, ¿no es una situación ideal? He aquí algunos consejos que pueden serte de utilidad:

   . Debes ser flexible en los horarios (sobretodo, si prescindes de alguien que te eche una mano con algunas  tareas básicas como cambiarle los pañales al bebé o atenderle cuando llora), y aprovechar para hacer aquellas tareas que requieran más concentración cuando el bebé esté durmiendo. Y adaptarte a situaciones que en tu puesto de trabajo, antes del cambio, seguramente no se producían.

      . Puede que necesites que alguien te ayude con el bebé; no se trata de estar todo el día atendiendo a tu hijo/a, pues debes cumplir con tu trabajo. La gracia es que te puedes ahorrar madrugones (siempre que el bebé os deje dormir, claro :)), prisas y desplazamientos más o menos largos: ese es el tiempo que debes pasar con tu bebé, para interactuar con él/ella: amb@s os sentiréis agradecid@s. También puedes aprovechar para jugar con él/ella en las pausas, siempre necesarias, que hagas. Pero a no ser que tu bebé sea muy tranquilo, necesitarás de alguien si quieres realizar tu trabajo con un mínimo de garantías (no hace falta contratar a una persona para todo el día, puede ser horas, no cada día, etc.)

       . Si te decides por esta opción, la persona que se encargue del cuidado del bebé debe respetar los horarios que te hayas marcado. Tu también debes poner de tu parte: si oyes que el bebé llora, sigue trabajando, pues ya hay alguien haciendo lo posible para que se calme.




mujer trabajando con el ordenador



.  Para mantener la concentración, intenta tener un único lugar de trabajo, ya sea el estudio o un rincón en alguna habitación que puedas adaptar y en el que te sientas cómodo/a. Y que sea siempre el mismo, donde puedas dejar todos los papeles, ordenador, etc. sin tener que volver a colocarlos al día siguiente. Ten en cuenta también en qué lugar trabajarás mejor en verano o en los meses de calor; y lo mismo para el frío.



¿Tu trabajo te permite realizar las tareas que tienes encomendadas desde casa?


Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario