Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario y le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

Entretén a tu bebé durante las horas que paséis de viaje en coche (o tren)

Entretén a tu bebé durante las horas que paséis de viaje en coche (o tren)

A la hora de planificar un viaje, hay que tener en cuenta muchas cosas, desde el alojamiento en destino hasta el contenido de las maletas; si el viaje es en coche, habrá que proveerlo de combustible (o electricidad), calcular el gasto en autopistas, etc. Pero, ay si viaja un bebé a bordo… ¡puede ser toda una odisea!

Si bien no todos los bebés reaccionan igual, algunos no causarán ningún tipo de problema; habrá los que aprovechen el viaje y el movimiento para dormir, algo que harán de una manera más fácil que si están completamente quietos, y los más curiosos disfrutarán de todo lo que haya alrededor, contemplando nuevos “paisajes” y desde otras perspectivas, dentro de unas limitaciones, claro. Aunque, inevitablemente, van a estar sentados en una sillita y debidamente sujetos por seguridad, lo cual limitará sus movimientos, y si el viaje es especialmente largo, a buen seguro que te lo harán notar :)



Diviértete con tu bebé: esa es la clave

Hay aquí un doble objetivo; por una parte, hacer que el viaje no les resulte pesado; y por la otra, que además se diviertan (con esto se conseguirá el primer objetivo, que el viaje sea más leve). También está el tema de las paradas durante el trayecto; si lo normal para los adultos es hacer un descanso cada dos horas, para los bebés puede no ser suficiente; si es necesario, habrá que hacer “stop” más a menudo.

Y si aguantan dos horas antes de parar, hay que aprovechar esos instantes para tomárselo con calma; si es su hora de comer, sácal@ del coche que le dé el aire y tomaos vuestro tiempo. Pero además, es momento de estirar las piernas; si aún es muy pequeñ@ para caminar sol@, ayúdale a dar pasitos para que se mueva y vuelva a tomar contacto con lo que está familiarizado, es decir, con el movimiento propio de su cuerpo; si ya es algo mayor, busca una zona donde pueda corretear un poco sin peligro, y si lleváis una pelota en el coche, también es buen momento para dar unas pataditas y divertirse.



bebé jugando a la pelota



Pero claro ¿dentro del coche, qué? Lo ideal es que seáis por lo menos dos personas las que viajéis con el bebé, una que conduzca (o hacerlo por turnos) y otra para estar pendiente del/la peque; porque pueden ser pacientes y distraerse con cualquier cosa, pero necesitarán de vuestra atención para hacer el viaje algo más llevadero.

Por ejemplo, puedes cantarle al bebé tonadas infantiles o que estén de moda (o no) y sepas que le gusten, además de hablarle constantemente; y si ya habla o ya sabes hacerte entender, puedes jugar a las adivinanzas, aunque estas deberán ser simples, y limitarlas por ejemplo a objetos que se encuentren dentro del coche o que pueda ver fácilmente por la ventana. Además, si lo has pensado con antelación y hay alguien más que se ocupe de conducir en ese momento, puedes leerle un cuento o incluso inventar una historia divertida que le haga reír. Y si has tenido tiempo de prepararla un poco, hasta puedes utilizar algo de “atrezzo” para darle un toque más especial a tu interpretación.



Lo he probado todo, pero sigue siendo una odisea

Si se escenifica un drama cada vez que se monta en coche - y ahora no hablo de la historia que le estés contando para entretenerle :) - igual vale la pena, aunque también es un riesgo, probar con otro medio de transporte,  como por ejemplo el tren; siempre y cuando el trayecto sea lo suficientemente largo como para que valga la pena intentarlo (no hablamos de un viaje de cercanías, por supuesto).



via de tren



En un tren, además de jugar con él/ella y de entretenerles de mil maneras, tendrán la oportunidad de interactuar con otras personas, también con bebés. Ver caras nuevas siempre es un estímulo para su curiosidad. Y además, no necesitas que el tren pare para que tu bebé pueda dar unos pasos y recorrer un tramo del vagón, o ir de visita al siguiente.

También, seguramente, se sentirá más cómod@ en un transporte con más espacio, donde no se sentirá atrapad@, y donde puede ir en brazos de papá o mamá. Y como colofón, en un tren escuchará sonidos nuevos (silbatos, megafonía, la música enlatada que anuncia la llegada a una estación) y verá las lucecitas de las pantallas, algo que en su conjunto, seguro que despertará su curiosidad.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ves reflejad@ en estas situaciones, o tienes algún otro consejo que funcione? Ya sabes, ¡te esperamos en los comentarios!


Síguenos en redes sociales!

Tags: bebés

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario