• Bienvenid@s!

    ¡Rebajas pre-verano; 15% de descuento hasta el 20 de junio!


Outlet Nuevo

No hay productos especiales en este momento.

Información Nuevo

REGALOS ORIGINALES Y PRÁCTICOS PARA BEBÉS (I)

REGALOS ORIGINALES Y PRÁCTICOS PARA BEBÉS (I)

¿Estás cansad@ de regalar siempre lo mismo? ¿Hay en tu entorno muchos padres a punto de tener un bebé, y se te agotan las ideas? Qué casualidad que a todo el mundo le dé por tener descendencia casi al mismo momento, ¿eh? O que en un mismo año vayas a conocer a 4 ó 5 recién nacid@s. Y es que llega un momento en que la saturación se hace evidente, y si realmente quieres regalar algo porque lo sientes y no por compromiso, es difícil dar en el clavo.



Pero…  ¿por dónde empiezo?

Hay una premisa básica en todo regalo, ya sea para un bebé, un niño/a o una persona adulta; más allá de que al destinatario le pueda gustar, el regalo tiene que convencer primero a quien lo compra; ya sea por estética, utilidad y originalidad, parte del éxito de un regalo es que estemos content@s con lo que compramos y/o preparamos.

Teniendo esto en cuenta, intervienen otros factores: la proximidad para con la persona recién nacida, y el presupuesto disponible. Es evidente que nos lo tomaremos con más cariño si el destinatario del regalo es un/a sobrino/a que el bebé de un compañero de trabajo, por ejemplo, aunque todo dependerá de la afinidad personal en cada caso. Y en cuanto al dinero, si tenemos un presupuesto limitado, tendremos que hacer uso de la imaginación, pero si vamos sobrados, corremos el riesgo de hacer un regalo innecesario y que muestre una laguna importante en cuanto a ideas. Y luego, claro está, el término medio: un regalo ni caro ni barato con el que salir del paso. ¿Pero no es eso lo que queremos, verdad?

vista parcial de un regalo envuelto

Muchas veces se piensa que hay que regalar algo práctico, pero esto no tiene porqué estar reñido con la originalidad. Práctico es regalar ropa, pañales, pero desde luego, no es original. Además, en cuanto a la ropa, y sobretodo si hacemos el regalo tarde, el bebé seguramente estará cubierto desde mucho antes de que pensemos en hacerle un presente - por herencia, por previsión familiar, etc. -.



¿Y si tomo la decisión equivocada?

Lo mismo pasa con los juguetes: peluches, puzzles, piezas de colores son elementos que suelen agradar a los bebés, pero si usamos ese as en la manga corremos el riesgo de llenar la casa del recién nacido de elementos repetitivos que le van a saturar, por no hablar de lo que piensen papá y mamá de tantos enredos juntos. Si bien los juegos de construcción son útiles y divertidos (y en la segunda entrega de este post los volveremos a citar), hay que intentar encontrar, dentro de este sector, un juego que realmente lo haga diferente a los demás. Con la ropa, evidentemente, también hay excepciones, pues se pueden encontrar en el mercado camisetas o bodies muy originales, con mensajes e ilustraciones divertidas y que a la vez eduquen, y con colores llamativos que hagan de ésta una buena elección. Aquí tienes nuestro ejemplo :)

Hay un elemento diferenciador, y es que las cosas que tod@s podemos imaginar a priori para hacer un regalo, al menos sin profundizar en demasía, son aquéllas en las que también habrán pensado los padres, las cosas más básicas, puesto que materialmente no van a tener tiempo de pensar en algo más original, máxime cuando el bebé haya nacido.


bebé con un sombrero calado hasta los ojos

Por eso, y pese a toda nuestra buena voluntad, podemos “equivocarnos” si no hacemos un esfuerzo por encontrar algo que rompa con lo establecido; aunque pecar de excesivamente original también puede “inducirnos” a error, debemos preguntarnos si eso que vamos a comprar nos parece la mejor opción. Si la respuesta es afirmativa, más allá del provecho que se le saque al regalo, estaremos en el buen camino.

Sorprender, dentro del buen gusto, es muy importante; a veces un presente al que no se le vea en principio mucha utilidad (entendiendo por útil todo aquello a lo que se le pueda dar más de un uso y éste se prolongue con mayor o menor expansión en el tiempo), puede arrancar una sonrisa por su condición diferencial, haciendo sentir especiales a esas personas que acaban de traer a un bebé al mundo, y también hacerles sentir que su bebé lo es.

En un próximo post daremos algunas ideas de regalos originales, prácticos o útiles que no se suelen hacer, por temor a que no gusten o por falta de motivación experimental. ¿Te has encontrado alguna vez en la tesitura de no saber qué regalar?

Síguenos en redes sociales!

Tags: bebés regalo

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario