Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario y le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

DUERMO HASTA QUE DESPIERTO

DUERMO HASTA QUE DESPIERTO

Como much@s ya habréis notado, en sus primeros meses de vida el bebé se pasa durmiendo dos terceras partes del día (entre 16 y 17 horas), pero no duerme del tirón, ya de sea de día o de noche; entre otros motivos, porque debe alimentarse constantemente. De manera que, aunque siga en su plácido sueño, hay que despertarle. Lo complicado puede ser volver a dormirle después!

Paulatinamente, y a medida que va creciendo, sobretodo a partir del tercer mes, empieza a dormir más por la noche y menos por el día. Y poco a poco va pasando más tiempo despiert@. No es cuestión de poner una tabla aquí, porque cada bebé sigue su ritmo, pero la adquisición de hábitos más “normales” de sueño es progresiva.



¿Quieres dormir más por la noche?

Poco a poco se va conociendo al bebé y sus necesidades; y hasta que crezca lo suficiente para no tener que alimentarse durante la noche, o no tan frecuentemente como en sus primeros meses, hay que tener paciencia. Sin embargo, hay algunos hábitos que pueden facilitar el descanso de papá y mamá (que vendrá propiciado por el descanso del bebé).

Por ejemplo, hay que coger la costumbre de llevarle a dormir cada noche a una misma hora, que irá cambiando a medida que el bebé crezca. No tiene que ser una hora exacta, pues hay otros factores que pueden ser más importantes sin ser tan estrictos: hay que esperar el momento propicio, ese en que el bebé empieza a dar síntomas de estar cansado, con sueño. De nada sirve ponerlo a dormir a una hora concreta si en ese preciso momento está más activ@.



bebé en su cuarto jugando y riendo



Tampoco hay que esperar a que se duerma para llevarlo a la cuna; bastará con que muestre signos de cansancio para ver cuál es el momento ideal para que de por finalizado el día (hasta que tenga que comer, claro!). Y también puede ayudar que le expliquemos un cuento o le cantemos. Además de mecerle, si estos actos se incorporan a la rutina de cada noche, facilitaremos que caiga rendid@.

Con toda seguridad, se despertará durante la noche, puede que varias veces y por distintos motivos. Si es porque necesita alimentarse, probablemente una vez saciado el hambre se volverá a dormir sin mayor problema. En todo caso, y como nos pasa a los adultos, se despertará sólo a medias, con lo que hay que evitar que lo haga por completo. Para ello:

  .   Debe estar en un ambiente calmado, con poca luz y nada de ruidos

  .  La luz debe ser tenue, que le ayude a identificar donde se encuentra, pero no le desvele



Un buen sueño nocturno empieza durante el día

Ya hemos visto qué hacer por la noche, pero quizás no seamos conscientes de que el día comienza por la mañana…. A medida que el bebé va creciendo, va igualando las horas de sueño entre el día y la noche, para poco a poco dormir menos de día y adaptarse a lo habitual, que suele ser dormir de noche. Cuantas menos horas de sueño cumpla por la mañana o por la tarde, más dormirá por la noche, lo cual beneficiará a toda la familia. Y es que cualquier acto que facilite ese tránsito a un hábito de sueño normal contribuirá a que el bebé esté menos irritado e inquieto, facilitando su descanso nocturno.


bebé dormido en el brazo de su padre



Para ello, un buen hábito de comidas, siguiendo una pauta horaria, ayudará a acostumbrar su cuerpo, de una manera similar a lo que se describe más arriba sobre la hora de irse a dormir por la noche. Y sobre la siesta, a medida que vaya creciendo, sólo dormirà una vez durante el día, pero si duerme un par de veces, es fundamental que descanse pero que llegue con sueño a la noche, para que vuelva a dormir sin mayor problema. Si ya sólo hace una siesta, lo ideal es que sea a media mañana, o a más tardar, justo después de comer. Y en todo caso, que pase un mínimo de cuatro horas entre la siesta y el momento de acostarse por la noche (cuando crezca, este lapso de tiempo se irá haciendo mayor).



Detectores de sueño

¿Cuando es el momento ideal, más allá de horas concretas, para que haga la siesta? Pues cuando se irrita y llora sin motivo, o te hace notar que no tiene ganas de jugar. Por el contrario, si quieres ponerle a dormir sin mostrar signos de sueño, sin que deje de moverse, difícilmente cumplirás tu objetivo. Y quizás sea el momento de eliminar una de las siestas, porque va creciendo y ya sólo necesita dormir por la noche y un poco al mediodía.



Para cualquier cosa que quieras decir sobre este tema, ¡puedes dejar tu comentario en el recuadro al final de la página!


¡Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario