• Bienvenid@s!

    ¡Rebajas pre-verano; 15% de descuento hasta el 20 de junio!


Outlet Nuevo

No hay productos especiales en este momento.

Información Nuevo

¿TE VIENES AL TEATRO?

¿TE VIENES AL TEATRO?

Llevar a un bebé al teatro tiene todas las trazas de ser una odisea; es una actividad poco recomendable: pretender que vean una obra de Shakespeare (piezas de larga duración, argumentos retorcidos, multitud de personajes, etc.) puede acabar en lo que el autor buscaba, ¡una verdadera “tragedia”!

Sin embargo, como todo lo que evoluciona, el teatro ha experimentado cambios, y ha sabido adaptarse también a los gustos y necesidades de l@s más pequeñ@s. Vamos a ver porqué es importante que l@s bebés asistan a representaciones teatrales.



Una manera diferente de aprender y divertirse

Es fácil de entender: desde hace un tiempo, encontramos obras adaptadas específicamente a bebés, en sus diferentes etapas de crecimiento. Si bien la edad ideal para iniciarlos en este arte son los seis meses, podemos encontrar obras para bebés aún más pequeñ@s. Se trata de consultar la cartelera y ver la edad recomendada para cada representación. Todo dependerá de sus reacciones ante nuevos estímulos, pero ya a una muy temprana edad pueden disfrutar de las nuevas sensaciones que les va a aportar el teatro.

Un hecho relevante es que l@s bebés, como público, no están condicionad@s por la relevancia de una obra, ni tienen preocupaciones que les hagan “interpretar” la representación en un sentido u otro. Aunque no sea su primera vez en un teatro, cada función les va a aportar algo nuevo, que va a ayudar a su desarrollo tanto psíquico como emocional, además de divertirse y aprender.



representación teatral para bebés



Pero no es oro todo lo que reluce, aunque en el fondo esta máxima no suponga un verdadero problema; las piezas de teatro, como hemos citado antes, están adaptadas a l@s bebés (ya sea versiones de obras más o menos clásicas, o composiciones nuevas ya pensadas exclusivamente para ell@s), pero deben cumplir unos requisitos.

Para que esto sea posible, y sin pretender crear ningún paradigma, hay unos puntos clave que deben tenerse presentes:

     . Es recomendable que las piezas no duren más de 30 minutos; por lo menos hasta una cierta edad. Para l@s bebés es prácticamente imposible prestar atención durante más tiempo, aparte de que se cansan.

     .  Al ser obras tan cortas, es habitual que la compañía haga varios pases durante el día (o bien durante la mañana, o por la tarde, si no todo el día). Hay que intentar adaptar los horarios a las necesidades del bebé, para que pueda disfrutar con una cierta garantía del espectáculo.

      . Las obras deben representarse en espacios pequeños y con aforo limitado, donde se garantice una proximidad suficiente al escenario para que el/la bebé pueda estar con el máximo de sentidos pendiente de lo que está pasando.



marionetas



Espectáculos muy visuales

Por su parte, los actores, sobretodo si representan otros papeles para adultos, donde se supone que el público va a estar más atento, deben tener presente que es muy posible que su interpretación sufra interrupciones por llantos, impaciencia, etc. Ya están acostumbrad@s y no les supone ningún problema, además en su ADN tienen el gen del reto muy activo y preparado para cualquier eventualidad.

Pero la mejor manera de captar la atención de un público tan especial y divertido con el que interactuar es con obras llenas de música y color, muy visuales, con mucho movimiento, donde se potencie los sentidos de l@s peques, y donde el lenguaje o la trama de lo que se representa es lo menos importante.

Todos ellos son elementos que garantizan un aprendizaje más rápido (colores, etc.) y sobretodo muy entretenido. Además, es un método prácticamente infalible para paliar su miedo a la oscuridad, al relacionar la escasez de luz que suele haber en las representaciones teatrales con algo que les gusta y entusiasma.

Si consigues que tu bebé esté atent@, que su mirada expresa diferentes emociones con lo que va viendo, e incluso que sonría, te darás cuenta de que la empresa ha sido un éxito. Y si llora o patalea, tampoco pasa nada. Puede darse el caso que esté desarrollando gustos más o menos exquisitos y no le guste en concreto la obra que está viendo, o simplemente que aún no esté preparad@ para asistir a esta clase de espectáculos.

Un consejo final: ¡una buena manera de iniciar a bebés en el teatro es con las marionetas!



Cuéntanos tu caso: ¿cómo fue su primera experiencia en un teatro y que obra vísteis?


Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario