• Bienvenid@s!

    ¡Rebajas pre-verano; 15% de descuento hasta el 20 de junio!


Outlet Nuevo

No hay productos especiales en este momento.

Información Nuevo

DONDE Y COMO LLEVAR A UN BEBÉ DE VACACIONES

DONDE Y COMO LLEVAR A UN BEBÉ DE VACACIONES

Muchas personas creen que con la llegada de l@s bebés, los viajes de placer se han terminado. Después de esperar todo el año a coger las vacaciones, y de escaparse en puentes o fines de semana largos, llega un nuevo miembro a la familia y parece que toda la diversión, al menos en cuanto a la libertad de viajar, se acaba.

Es evidente, l@s bebés requieren de una atención especial y hay que modificar muchos hábitos, actividades, y también viajes, para adaptarse a lo que necesiten. Pero esto no es motivo para dejar de llevar una vida lo más divertida y amena posible; salir de casa por unos días teniendo bebés es una nueva aventura, pero no por ello se resienten las ganas de disfrutar.



¿Sabes que pueden ir a casi cualquier lugar?

El principal problema a la hora de desplazarse con bebés es la logística; hay que ir preparad@ con todo lo indispensable, pero teniendo en cuenta que, prácticamente todo lo que necesita un bebé, se puede comprar en el lugar de destino, o muy cerca de él; con lo cual, es aconsejable no cargar con exceso de equipaje.

Siempre, eso sí, con las precauciones máximas, puedes llevar a tu bebé a destinos de costa, donde la playa es la reina; evitando las horas de mayor exposición al sol, e igualmente haciendo uso de sombrilla y de protección solar, no tendrás que renunciar a este tipo de destinos. También puedes viajar con bebés a entornos rurales, donde en muchos casos habrá actividades específicas para ellos, y donde, además de la crema protectora para el sol, indispensable en verano en cualquier lugar, habrá que prestar atención a los repelentes antimosquito (adaptados a su edad).



vista aèrea de una playa



Donde es aconsejable no llevar a un bebé es a destinos de alta montaña (considerados así a partir de 900 metros sobre el nivel del mar), pues la exposición al sol aumenta y esto podría afectar a bebés que aún no han cumplido el año. Si posteriormente quieres que entre en contacto con alturas superiores, por la belleza del paisaje, etc. deberás tener en cuenta el mal de altura y cómo le puede afectar: esto te lo podrá confirmar tu pediatra, pero se trata ya de una cuestión que puede afectar por igual a bebés o adult@s.



Algunos consejos que harán vuestro viaje más placentero

Visto lo anterior, sólo falta decir que también puedes llevar a tu bebé a cualquier parte del mundo, sin limitaciones más allá de viajar a países seguros y que destaquen por sus buenas condiciones e infraestructuras sanitarias.

Ahora bien, lo lleves a donde lo lleves en sus primeros viajes, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:



. Intenta viajar en temporada baja, o evitar los meses centrales del verano, Navidades, etc. Ya que aún no van a la escuela, dependen exclusivamente de cómo os lo podáis montar en casa. Septiembre y octubre surgen como los meses ideales, pues ni ya hace tanta calor, ni aún hace un frío excesivo (es recomendable consultar las condiciones climatológicas en destino antes de viajar).



detalle del centro histórico de una ciudad



. Siempre es bueno preparar un plan de viaje y tener algunas ideas de qué hacer allí, pero con los bebés, y con los niñ@s en general, siempre tendréis que improvisar, así que lo mejor es tener paciencia e irse adaptando a cada situación.



. Siguiendo con el punto anterior, no preparar una ruta cargada de cosas para hacer o lugares para visitar. Si ya es agotador para un adult@, imáginate si además van bebés en la “expedición”. Es el momento de aplicar la máxima de “menos es más”, y de valorar la calidad por encima de la cantidad.



. Para que l@s bebés se vean menos afectados por los cambios que implica un viaje, hay que intentar no variar sus horas de sueño y de alimento. Quizás no será posible cumplirlo a rajatabla, pero lo más aproximado a su hora habitual que puedan comer y dormir, mejor será la experiencia.



. Antes de hacer una viaje largo (una semana para un bebé puede ya considerarse como tal), es aconsejable probar con pequeñas escapadas de fines de semana, para ver cómo se va adaptando a los diferentes ambientes y cambios de lugar. Cuando sea el momento de irse por un tiempo más prolongado, estará ya acostumbrado a estos cambios y disfrutará mucho más del viaje.



Si tienes algún consejo adicional o quieres contar tu experiencia viajando con bebés, te “escuchamos”!



¡Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario