Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario y le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

LA PSICOLOGÍA DEL BEBE

LA PSICOLOGÍA DEL BEBE

Seguro que muchas veces, en el día a día con tu bebé, te has reído de alguna de sus, a priori, inocentes ocurrencias. Pequeños gestos graciosos, que unidos al amor que sientes por él/ella, han hecho que no puedas evitar que floreciera una sonrisa en tu rostro.

Pero es que prácticamente desde el momento de nacer, l@s bebés empiezan a hacer visibles los rasgos que poco a poco van a ir definiendo su personalidad y su carácter. Amb@s irán definidos en un alto porcentaje por el entorno en el que se encuentran: esto es, el hogar. Si bien es cierto que el vínculo principal lo crean con mamá, entre otras cosas porque éste empieza antes de nacer (por ejemplo, el bebé puede distinguir la voz de su madre antes que otros sonidos cuando aún está en su vientre).



Cómo hacerlos felices

Dar todo el afecto a un hij@ desde sus primeros días de vida es básico para su desarrollo, pero la personalidad acaba por forjarse a base de aprendizaje y contacto con diferentes personas: familiares, otros bebés, etc. Cuanto menos tarden en socializar con otras personas, antes aprenderán parte de los valores que les queremos transmitir.



bebé sonriente con su madre



Hay diferentes maneras de hacer que un bebé se sienta feliz, bajo dos premisas principales:

           . No hay que inventar nada espectacular, a veces prestarles atención es suficiente, pues por mucho que lloren, pataleen, etc. suelen ser muy agradecidos.

           . Cualquier persona puede ser capaz de conseguirlo, no es una tarea exclusiva de los padres (la socialización que comentábamos más arriba).

Cosas tan sencillas como hacer el avión con ell@s, hacerles cosquillas, explicarles un cuento o jugar al cucú (el hecho de ocultar nuestra cara entre las manos para volver a aparecer un segundo después ante los ojos del bebé es algo que les entusiasma) hacen que se sientan importantes y que sepan que se les presta atención.


En los malos momentos

Por otra parte, algo que no se puede evitar es que el bebé llore. Hay varios motivos que pueden provocar esta situación, pero las resumiremos en estos cuatro:

           . hambre

           . sueño / estar cansad@ (y no conseguir dormirse)

           . necesita que se le cambien los pañales

           . aburrimiento

Aunque al principio estaréis sumidos en el bonito caos que conlleva tener un bebé, pronto descubriréis por qué llora cada vez; por la frecuencia, por la intensidad, etc. Contáis también con una ventaja: la memoria del bebé es selectiva, y se queda con lo bueno. Si rápidamente atendéis a su petición, os esforzáis por solucionar su problema, el/la bebé olvidará al instante que tenía hambre, o que llevaba los pañales sucios.

¿Son o no son agradecidos?


en el columpio



Y también llegará el momento en que deba ir a la guardería, o tenga que quedarse alguien a su cargo porque tengáis que ir a trabajar. Otra piedra en el zapato de la gestión de la personalidad de un bebé, ¿verdad? Aunque, sobretodo al principio, verles llorar por ello puede parecer más duro para vosotr@s, se trata de no perder la calma e irlos acostumbrando poquito a poquito a la nueva situación. Sobretodo cuando se los lleva a la guardería, que ya son algo más mayores, hay que actuar con tranquilidad; no conviene castigarlos por no querer ir, ni premiarlos con regalos por conseguir que quieran hacerlo.

Hay que educarlos en el benificio de la socialización y de lo bien que se lo van a pasar jugando con sus amig@s



¿Es tu bebé rebelde o te ha salido tranquil@? Estaremos encantados de que nos cuentes tu experiencia



¡Síguenos en redes sociales!

Deja un mensaje

* Nombre
* E-mail (No Publicado)
   WebSite (Site url con http://)
* Comentario